Laura Griñó. Asesora inmobiliaria

30 años de experiencia vendiendo pisos en Barcelona

Te ayudo a vender tu piso

T. 624 21 58 20

Mi nombre es Laura Griñó y durante 30 años me he dedicado a vender pisos. Tres décadas en las que he crecido como profesional del sector y he llegado a conocer todos los secretos detrás de las ventas de propiedades. No son pocos años…

Porque sí, te lo confieso, hay secretos, trucos y técnicas para vender un piso o una casa de forma rápida, eficaz y obteniendo el mayor ingreso económico. Y, a lo largo de los años, como asesora inmobiliaria los he ido descubriendo en cada venta y aplicando en mi siguiente cliente.

Empecé trabajando en agencias  Inmobiliarias, fui avanzando en mi carrera, llegué a formar parte del equipo de grandes empresas de renombre e incluso llegué a tener mi propia inmobiliaria. Y de todas las etapas aprendí y continué creciendo.

Descubrí, a lo largo de estos años, que además de tener aptitudes para la venta de pisos también tenía la actitud. No sólo me apasiona trabajar en el sector inmobiliario sino que mi compromiso con los clientes, mi tenacidad, responsabilidad e integridad son las cosas que más siguen valorando en mí las personas que me conocen.

Así que… si me gusta lo que hago y soy buena en ello (ves que soy clara y directa, me avalan 30 años de experiencia y cientos de pisos vendidos en Barcelona), ¿cuál era el siguiente paso? Éste que tienes delante de ti, mientras me lees: Eixamplepis.

A día de hoy, tengo muy claro lo que quiero ofrecerte con el Método Griser en mi proyecto Eixamplepis:

Quiero que vendas tu piso como si fueras un agente inmobiliario experto, pero sin necesidad de tener que pagar comisiones a una agencia.

Quiero que vendas tu piso rápidamente.

Quiero que vendas tu piso consiguiendo el mayor beneficio.

Quiero que vendas tu piso sin complicaciones.

Para ello, lo que hago es poner mi experiencia a tu servicio como Asesora inmobiliaria freelance, no vinculada a ninguna agencia. En definitiva, como coach inmobiliaria independiente, te ofrezco todo lo aprendido en mis años dentro del sector inmobiliario.

La importancia de la preparación
al vender tu piso

Déjame contarte una breve historia que me gusta y resume a la perfección mi forma de trabajar.

Había una vez dos leñadores que se apuntaron a una competición de tala de árboles organizada por el rey de un país lejano. El ganador sería aquél que talara más pinos en una hora, haciendo uso sólo de su hacha. Uno de los leñadores era grande, fuerte, con músculos de hierro, curtido en mil batallas… y el otro era delgado, fibroso y de altura media. Era un simple artesano de la aldea. Los dos llegaron confiados en ganar.

Cuando el rey dio la orden de empezar a talar, el leñador más grande se arremangó, cogió su hacha y con gran ímpetu empezó a talar el primer árbol. Los golpes iban impactando en el tronco del árbol con fuerza y energía. Uno tras otro. El segundo leñador no talaba… no había dado ni un sólo golpe. Ni se había acercado a un árbol todavía.

Media hora después, el primer leñador seguía, golpe tras golpe iba atacando cada tronco y pasando de un árbol a otro. Estaba cansado pero no desfallecía, quería ganar. El leñador más delgado y bajito había empezado a talar pero después de unos minutos había vuelto a parar. “¿Por qué?” -se preguntaba el fornido leñador que no escuchaba los golpes de su compañero- “¿Por qué descansa tan a menudo?”

Cuando se cumplió la hora, el séquito del rey hizo recuento de los árboles talados y se proclamó al ganador. Con diferencia, el leñador que había cortado más árboles era el delgado y, aparentemente insignificante, aldeano. El publicó no paraba de aplaudir. “¿Cómo puede ser? Si yo no he parado en toda la hora y tú empezaste más tarde e ibas descansando” -le preguntó indignado el leñador grandullón a su contrincante. Éste le respondió: “No empecé tarde, no perdí el tiempo. Lo que hice fue afilar mi hacha antes de empezar a talar”. Y siguió “No descansaba, seguía afilando mi hacha. No di tanta cantidad de golpes como tú, pero los míos fueron más certeros y efectivos porque mi hacha estaba bien afilada”.

Esto es exactamente lo que yo te ofrezco.

Puedes vender tu piso directamente, con lo que sabes, tus recursos, lo que lees, lo que te aconsejan tus amigos y con toda tu energía y fuerza.

O bien te puedo ayudar a “afilar el hacha”, a preparar con mi Método Griser tu vivienda, para que vendas tu piso o casa de forma más rápida, eficiente, certera y con el máximo beneficio que puedas conseguir. Te guío para que el primer golpe sea el último: que, en cuanto tu piso salga a la venta, se venda inmediatamente.

¿Qué decides?

 

Clientes que han vendido sus pisos

Nos presentaron a Laura en una Feria del sector inmobiliario, conectamos enseguida porque captó en el momento lo que necesitábamos en todos los sentidos. Se puso manos a la obra y rápidamente conseguimos el objetivo que nos habíamos marcado vender astes de 45 días.

Mónica G

Monitor de Ioga

A Laura la caracteriza, su empatía y generosidad, fue un placer trabajar con ella, por el entusiasmo y alegría que pone en todo lo que hace.

Susana F.

Economista

Trabajar con Laura, se nos hizo de lo más cómodo, entendió perfectamente nuestra situación la empatía que tuvo con nosotros y el trato que nos ofreció fue de lo más exquisito. Muchas gracias por tu ayuda.

Victor D.

Abogado

Pin It on Pinterest

Share This
× ¿Te ayudo?